“Enfoque y simplicidad: eso ha sido mi mantra. Lo simple puede ser más difícil que lo complejo. Tienes que trabajar duro para aclarar tus ideas; para hacer que lo que pienses, sea simple. Pero al final, vale la pena porque una vez que lo logras, puedes mover montañas.”

  • Steve Jobs

Hace 34 años un bigotón que solía ser un carpintero, que solía llamarse Jumpman y que tuvo episodios como villano, dio un giro total; cambió de nombre, se convirtió en fontanero y terminó siendo el héroe que rescató a una Princesa, y de paso, también a toda una industria.

Esta es la historia de cómo Super Mario Bros. salvó a los videojuegos.

Para poder darle más emoción a este texto, dale play a este video y tenlo de fondo mientras lees:

El año era 1984 y eran momentos muy complicados para la industria de los videojuegos. La fiebre que desató Atari años antes entre las compañías estaba completamente fuera de control. Cientos de consolas eran lanzadas a diestra y siniestra, dichas consolas eran acompañadas por cientos de cartuchos con juegos malos, aburridos, sin sentido y hechos con prisa.

La gente lo notó y estaba desanimada.

Ya nadie compraba o jugaba videojuegos en casa, estaban ante un mercado saturado. La industria estaba muriendo. La profecía del papá amargado estaba haciéndose realidad: “¿Ves? Los videojuegos sólo son una moda pasajera”.

Nadie esperaba nada más que la muerte de este pasatiempo, pero fue aquí cuando una compañía japonesa lanzó al mercado un juego llamado Super Mario Bros.

Nada volvió a ser igual. Pero, ¿por qué?

Correr y brincar.

Son las únicas 2 cosas que debes hacer en Super Mario Bros., pero al mismo tiempo no necesitas más para poder lograr tus cometidos en el juego y sobrevivir. Disparar balitas no era requerimiento para acabar.

Con sólo 2 verbos Super Mario Bros. se convirtió en el juego más influyente en la historia, en un referente de la cultura popular, en la salvación de una industria; y a 34 años de su llegada, está más vigente que nunca.

El fundamental instinto de correr y brincar es lo que salvó a los videojuegos.

Vivimos una etapa en la historia donde las prioridades han cambiado. Hoy en día las desarrolladoras tratan de borrar las líneas entre videojuegos y películas; combinar ambas experiencias en el mejor de los casos, pero a Shigeru Miyamoto, padre de Mario no le interesaba eso.

Es más, no podía interesarle.

Las tremendas limitaciones de la época lo obligaron a empacar al personaje más icónico, el soundtrack más entrañable y la historia más universal en tan sólo 8 bits.

No es por comparar, pero The Witcher 3 pesa 49 GBs y seguro hay juegos más pesados que ese, sin embargo… ¿Cuál recuerdas más?

Al final, la misión de cualquier obra de arte es hacerte sentir emociones extremas. Eso que sentiste ahorita que le diste play al soundtrack de Super Mario Bros. y escuchaste las primeras notas, lo sentiste porque ese juego te marcó, te hizo sentir el amor por esta cultura, porque vive en tu corazón de gamer.

A diferencia de una película; un videojuego no es para consumirse de forma pasiva, no es para sentarse y ver. Un videojuego es para HACER y Miyamoto lo entendió a la perfección con todo y sus limitaciones.

Una clave del juego es que es universal. Cuando a un ser humano le das un control de NES para que juegue Super Mario Bros., entenderá a la perfección cómo se juega y entenderá qué deben hacer y qué es lo que no deben de hacer.

Eso no es accidente, eso es porque Shigeru Miyamoto es un dios de la construcción y diseño de niveles.

El legendario Level 1-1 te enseña absolutamente todo lo que debes de saber acerca de cómo jugar, cómo usar los controles, quiénes son los “malos” y cómo ser más poderoso. Cualquiera aprende a jugar Super Mario Bros. en menos de 1 minuto. ¿De qué otro juego podemos decir los mismo?

Enfoque y simplicidad.

Ya lo dijo Steve Jobs. Lograr ambas cosas puede ser lo más complejo, pero Super Mario Bros. lo logró.

Por supuesto que al haber combinado ambos conceptos, este juego empezó a crecer rápidamente, los consumidores empezaban a verse interesados de nuevo en esta industria y el NES, al igual que el FAMICOM, empezó a venderse por montones.

Sí, la librería de estas consolas es inmensa, pero fue este título de Shigeru Miyamoto lo que hizo que todos voltearan a ver a los dispositivos caseros nuevamente, fue este título el que revivió a una industria prácticamente muerta.

Sin este juego, no existiría esta comunidad donde todos los días nos juntamos a platicar y donde conocimos a los mejores amigos de nuestras vidas, caray, hay quienes conocen a sus esposos a través de los videojuegos.

Sí, hoy tenemos juegos maravillosos en consolas de última generación. Pero desde el mismísimo Super Mario World de SNES, pasando por Metal Gear Solid, Silent Hill, Halo, llegando a Fortnite e inclusive juegos que no han sido lanzados hoy en día; nada de eso existiría sin Super Mario Bros.

Enfoque y simplicidad.

Gameplay, controles, historia, personajes, composición musical… Todos esos elementos están enfocados y son simples. Fue así como Super Mario Bros. logró mover la montaña de la industria, y al moverla, la salvó.

Gracias, Mario. Feliz cumpleaños.


Pablo Corzo para PUSH THE BUTTON @PT_Button