Phantogram, Phantogram, Phantogram. En seguida te explicamos por qué no podemos dejar de escuchar de esta banda indie que tiene un talento para escribir melodías ideales para la pista de baile con letras deprimentes encima.

El último mes del 2013 ha sido dominado por Phantogram y por buen motivo. A inicios de diciembre supimos que el dúo de Nueva York lanzará su segundo álbum, titulado Voices, el 18 de febrero. La semana pasada estrenaron el video de “Black Out Days” y también escuchamos el nuevo sencillo “Fall in Love”. Tuvimos oportunidad de escuchar ambas canciones en vivo cuando Phantogram se presentó el 12 de diciembre en El Plaza Condesa para encabezar la alineación de Converse Rubber Tracks Live. Puedes checar por acá nuestra reseña del evento.

Unas horas antes de salir al escenario, Sopitas.com platicó un rato con Josh Carter y Sarah Barthel, los dos integrantes de la banda de synth pop. Phantogram hizo su debut en 2009 con Eyelid Movies, un álbum que surgió sin mucho ruido y que paulatinamente fue encontrando su público gracias a las múltiples recomendaciones de fans y sus giras sin fin. Actualmente, Phantogram goza de bastante éxito a tal punto de colocarse en el soundtrack de la película The Hunger Games 2. En la última entrega del año de “Baja el volumen”, Sarah y Josh nos platicaron sobre sus planes para el 2014, su aversión a las canciones felices y… Bill Murray.

SOPITAS.COM: La última vez que vinieron a México fue hace dos años cuando tocaron en un recinto que, de hecho, está justo a lado [del Plaza Condesa]. Esta noche ustedes van a tocar en un escenario mucho más amplio. Entiendo que siempre es mejor presentarse delante del mayor número de personas posible, pero… ¿extrañan algo sobre la intimidad de un recinto pequeño?

SARAH BARTHEL: Sí, creo que nosotros preferimos eso. Por más divertido que sea tocar en grandes recintos, es una conexión distinta la que puedes tener con la audiencia en un lugar pequeño. La energía siempre está al máximo, notas que la gente está muy feliz de estar ahí aunque eso puede ser el caso en cualquier lado. Cuando tocamos en festivales lo hacemos delante de 20,000 personas y la energía es igual de buena, aunque de una manera diferente.

JOSH CARTER: Yo diría que un foro de éste tamaño es algo íntimo. No es como tocar en una arena o algo por el estilo. Todavía siento que cuando nos presentamos en recintos como éste, logramos conectarnos muy bien con la audiencia. Ya no quisiera tocar en lugares más pequeños, especialmente después de la más reciente gira norteamericana en la cual agotamos varios clubs de este tamaño. Las cosas cambian de un mercado a otro, pero sí me agrada tocar para más y más gente, antes que nada. Pero como dice Sarah, cuando tocas en un festival delante de 20,000 personas pierdes contacto con… no quisiera decir con tu audiencia, ya que en una capacidad más pequeña puedes conectar con un puñado de gente en la parte de adelante, mientras que en un festival te quedas mirando a un mar de gente.

S: Supongo que es una experiencia más orgánica–

JC: Claro.

S: Sarah mencionó la energía [del foro pequeño], el sentimiento de tener a tanta gente respirando en frente de ti o que el aire acondicionado está descompuesto… uno se siente parte de la audiencia en lugar de estar sobre el escenario.

JC: Así es.

S: Este es su último concierto del año ¿cierto?

SB: ¡Sí!

JC: Exacto. Último concierto del año.

S: ¡Genial! Ya que este es su último concierto, ¿acaso no piensan, “muy bien, vamos a hacer algo realmente especial”? ¿O será que se dicen entre sí, “hay que ponernos en piloto automático nada más y esperemos que se acabe lo más pronto posible”?

JC: No, no, no, en todos los conciertos que tocamos le ponemos todo nuestro esfuerzo. Queremos que cada presentación sea verdaderamente especial. Ya que tuvimos que tomar un vuelo para llegar a la Ciudad de México no pudimos tener la misma producción de nuestra gira de Estados Unidos, pero vamos a dar lo mejor de nosotros en el desempeño en vivo y con el setlist.

S: Entonces no pudieron traer el aspecto visual–

ÓSCAR: –Es la parte disco.

JC: Así es. Normalmente traemos con nosotros un show padre de luces por el cual Sarah tomó un papel importante en el diseñó. Así que no vamos a tener el show completo, obviamente, pero de cualquier forma vamos a darlo todo.

S: La música es todo lo que importa, a final de cuentas.

SB: Así es.

SPH4

S: El año entrante va a ser bastante pesado para ustedes. Su segundo álbum saldrá a la venta en febrero, seguido por una gira masiva, yo supongo. Debe ser muy emocionante y, al mismo tiempo, agotador nada más pensar en ello ¿Cómo le hacen para prepararse para todo eso?

SB: Es importante tomarlo un día a la vez porque es fácil sentirse abrumado por el ritmo de vida que tenemos. Es un torbellino de vida que nunca se acaba, y hasta en esos momentos de calma, es difícil apagar tu mente. Creo que la mejor manera de afrontarlo es una gira a la vez, o un mes a la vez, o un día a la vez. Vivir en el momento es importante también porque [de lo contrario] puedes olvidar que estás en esta magnífica ciudad cuando te encuentras pensando en la ciudad que viene. Por eso creo que esa es la mejor manera para lidiar con todo eso.

S: Hace algunos días escuché por primera vez el nuevo sencillo, “Fall in Love”, y realmente me gustó mucho. A mí me suena como europeo y de mucha clase. Me encantaron los samples vocales del principio. Me recordó mucho a “Black Out Days”. ¿Ustedes creen que este disco será mejor recibido que el anterior?

JC: No tengo idea. No tenemos una bola de cristal para ver el futuro, pero lo que sí te puedo decir con certeza es que amamos el disco, estamos muy orgullosos del esfuerzo que le dedicamos. Quiero decir, nosotros hacemos música que quisiéramos escuchar, y hasta la fecha, eso nos ha traído éxito y la aceptación del público. Así lo dejamos.

S: Las letras en este sencillo parecen ser un poquito más optimistas que las canciones que habíamos escuchado en el primer álbum. Por ejemplo, [en “When I’m Small”] me gusta mucho la parte que dice “I rather die than to be with you.” ¿Por qué la oscuridad? ¿De dónde proviene?

SB: No lo sé. Simplemente tenemos la costumbre de escribir canciones oscuras. Personalmente, pienso que hay más emoción en una canción triste, o en una pieza artística o una experiencia triste que algo así como “feliz, brilla el sol, estoy en una playa, voy a nadar.” Nos gusta agregar ese elemento oscuro y extraño a nuestras canciones.

JC: Claro, y si escuchas detenidamente, muchas canciones felices tienen ciertos toques de oscuridad que las vuelven especiales. No me sé muchas canciones felices fuera de Plaza Sésamo o–

SB: Yo estaba pensando en los Smashing Pumpkins con “Today”.

JC: “Today”, cierto. Él dice “I’ll burn my eyes out.” Esa es una línea algo tenebrosa. Y sabes, “Fall in Love” tiene–¿cómo va esa línea? “I’ll let you breath…”

SB: Ahm, sí.

JC: Esa es una línea bastante oscura. “Perfect Day” de Lou Reed, sabes, esa canción suena alegre, “It’s such a perfect day / you made me forget myself” tada tada tada… esa canción es sobre drogarte con heroína. Creo que muchas canciones que pueden parecer felices esconden cosas siniestras bajo la superficie, y viceversa, también hay canciones tristes con rayos de esperanza y belleza que nos agrada escuchar porque nos brindan confianza.

SB: Canciones que tienen doble significado son importantes. Por lo menos, yo obtengo mucho placer de bandas que aportan ese elemento de doble significado, y por tal motivo nos gusta incorporar eso en Phantogram. Incluso si el beat de “Fall in Love” suena a “chingón, vamos a bailar” de hecho las letras son bastante deprimentes y desesperantes, al igual que muchas otras canciones que tenemos…

JC: “Don’t Move”, letras bastante grises.

S: Le agrega más profundidad a una canción, ¿no? La vuelve más humana. Porque, como lo mencionas, la gente baila y se sienten bien pero la letra tiene esa matiz siniestra.

JC: Exacto. Nosotros nunca vamos a escribir una canción de los Black Eyed Peas. No creo que algún día lleguemos a escribir canciones sobre pasártela bien y fiesta toda la noche. Yo pienso que ese tipo de música apesta. Cómo sea, es música buena para lo que es y sirve su propósito ¿sabes? A nosotros nos gustan canciones con las que te puedas mover pero que expresan emoción genuina. Ese es nuestro estilo, simplemente. Sin faltarle el respecto a los Black Eyed Peas, pero no nos vamos a poner a escribir…

O: –Una canción sobre “Humps”.

[Risas]

S: Tienen una canción en Voices que se llama “Bill Murray”. ¿De qué trata todo eso?

JC: Bueno, la razón por la cual se nos ocurrió eso como título es porque cuándo escribimos canciones visualizamos cosas como escenarios y lo que venga a la mente. La inspiración que tenemos a la hora de escribir canciones viene de una perspectiva visual. Entonces, estábamos hablando sobre los sentimientos que provocaba la canción, similares a los de un momento triste en una película de Bill Murray… y por eso le pusimos a la canción “Bill Murray.”

S: ¿Cómo saben cuando tienen una canción? En otras palabras, cuando se les ocurre un verso o cuando les llega una melodía, se levantan y dicen “tengo que escribir una canción alrededor de esto.”

JC: Con respecto a las melodías, juntos trabajamos para crear muchas melodías y cuando tenemos una buena alguien dice “¡Sí, esa melodía está genial! Hay que meterla en una canción.” Con respecto a las letras, a veces es difícil decir lo que nuestras letras significan ya que cambia a menudo. A veces un verso suena bien fonéticamente, es decir, cuando tienes palabras que suenan bien juntas y más tarde le damos un tipo de significado. Como Sarah decía antes, nos gusta la dicotomía de oscuridad contra luz, y del bien contra el mal, ese choque de significados opuestos en las palabras, y dejar que fluyan de la lengua. Cuando tenemos eso es cuando sabemos que ahí hay una buena línea para una canción.

S: Cambiando de tema ¿Ustededes ya vieron The Hunger Games 2: Catching Fire?

SB: Sí.

S: ¿Les gustó?

SB: Sí, estuvo buena.

JC: Nos tocó ir a una función privada antes del estreno. Sin embargo, no habíamos visto la primera película entonces estábamos algo confundidos. Pero estuvo bien.

S: Esta es una pregunta media obligatoria por estar a finales del año, pero ¿cuál ha sido su disco favorito del 2013?

SB: De este año… yo diría que Good Kid, M.A.A.D City de Kendrick Lamar. Es uno de mis favoritos.

JC: Es una pregunta difícil porque no he escuchado–

SB: Aunque creo que es del año pasado.

JC: Kendrick lanzó ese álbum hace dos años, si no me equivoco.

S: Más bien fue como a finales del año pasado.

JC: Ah, entonces sí cuenta.

SB: Que bien.

JC: No lo sé, el disco de Grizzly Bear, Shields, ese álbum está fino. Y realmente me gusta mucho ese álbum de Charles Bradley, Victim of Love. He estado escuchándolo mucho en mi iPod. Pero siempre se me pone la mente en blanco cuando preguntan sobre discos favoritos.

SB: Así es. Hemos estado escuchando nuestro propio disco sin parar a lo largo del año.

JC: Es difícil escuchar música nueva cuando estamos tan enfocados en nuestros propios proyectos.

SB: No hemos tenido tiempo de saber qué hay de nuevo, entonces nos vamos a poner al corriente pronto.

JC: Por ejemplo, escuché que Jai Paul está por lanzar un disco, me gustan mucho sus sencillos, pero no tengo idea si ese álbum ya salió o no.

Baja el volumen: Entrevistas con artistas publicadas antes de cerrar la semana laboral.
Por:@ST

Fotos: Óscar Villanueva @theOzcorp