Banner Comercial_Amazon Prime Video - Corona Capital 2019

El regreso de Keane a México a través del Corona Capital, fue más que poder ver de nueva cuenta a la banda de Tom Chaplin arriba de un escenario mexicano. En realidad, la presentación del grupo inglés se convirtió en el ejemplo de cómo una agrupación y su público pueden conectarse tanto y tan fuerte, al grado de casi convertirse en uno mismo. Sobre todo porque nos comprobó que a veces las despedidas no se sienten como tal.

Con un cambio de horario anunciado horas antes de su presentación, cerca de las 9:05 de la noche, Tom Chaplin, Richard Hughes, Tim Rice-Oxley y Jesse Quin salieron al escenario para comenzar la velada con “Disconnected”, la cual comenzó el show de manera normal. Sin embargo, al final de la canción comenzaron las fallas en el sonido que hicieron que la voz de Tom dejara de escucharse en el micrófono, algo que los fans pusieron bajo control al entonar la canción en lo que el equipo de sonido arreglaba el desperfecto.

Foto: Stephania Carmona

“Muchas gracias por haber cantado esa parte por mí”, dijo Tom a los fans una vez que logró recuperar el audio en su micrófono, “Espero que sigan con esa energía en lo que resta de la noche”, mencionó el frontman para seguir el espectáculo al ritmo de “Bend and Break” y “Silenced by the Night” sin que la cuestión del audio le haya molestado ni un poco.

Las personas reunidas en el escenario Doritos estaban muy entusiasmadas, demasiado en realidad. Bastaba con ver la cara de los integrantes de Keane ante el mar de gente para comprobarlo: una expresión de asombro y una gran sonrisa se dibujaron en la cara de Tom y sus amigos. “Se ve gente hasta donde alcanza mi vista. Muchas gracias, en serio. Gracias por seguir aquí para nosotros”, mencionó Chaplin en alguna parte de la noche.

Foto: Stephania Carmona

Burbujas, banderas, carteles con mensajes y más eran cosas que podías ver entre el público que estaba hasta adelante: la presentación de Keane fue una ola de emociones que arrastró a todos. Bastaba con ver un poco a tu alrededor para observar a gente llorando, a parejas abrazadas y a otras personas –solitas o con sus amigos– cantando y gritando al ritmo de la banda. Muchos no se conocían, quizá jamás se habían visto o se toparían de frente, pero si algo tenían en común es que todas esas emociones eran provocadas por la música de Keane.

Foto: Stephania Carmona

Los fans siempre han jugado un papel fundamental en la vida de una banda, y aunque a veces muchos no seamos conscientes de lo importantes que podemos llegar a ser para nuestro grupo favorito, Keane sí se dio el tiempo de decirle a su público que gracias a ellos, estaban sobre un escenario otra vez:

“Una de las razones por las que decidimos juntarnos fue porque consideramos que teníamos un buen repertorio de canciones que podíamos tocar. Pero sobre todo, decidimos hacerlo porque queríamos verlos a ustedes”, dijo Tom a sus fans.

Durante la noche sonaron canciones como “Phases”, “Everybody’s Changing”, “Is It Any Wonder?”, “You Are Young”, “Spiralling”, “Nothing in My Way”, “She Has No Time”, “Love Too Much” y “A Bad Dream”. Tom y su séquito sonreían al público, lo coordinaban, jugaban con él y dejaban que tomara el control por ratos. La gente no hacía mas que responder con la misma calidez que la banda mostraba en el escenario.

Foto: Stephania Carmona

Antes de cantar “This Is the Last Time”, Tom Chaplin tomó una bandera de México y se la amarró como si fuera una especie de capa, algo que por supuesto desató demasiados gritos en el público. Con esa imagen, Keane se despidió al ritmo de “Bedshaped”, “The Way I Feel”,  la siempre reconfortante “Somewhere Only We Know”, “Crystal Ball” y “Sovereign Light Café”.

Lo que para muchos en su momento les pareció lejano, el capítulo 10 del Corona Capital lo hizo realidad. El regreso de Keane a México, luego de 7 largos años, fue un show donde las emociones estuvieron a flor de piel y donde muchos comprobamos que hay bandas que se quedan tan clavadas en el corazón de la gente, que no importa cómo ni cuando, uno espera a que regresen donde una vez nos hicieron felices. En el caso de Keane, la verdad se sintió como si jamás se hubieran ido de nuestra vida.

Foto: Stephania Carmona

 Setlist 

1.- Disconnected
2.- Bend and Break
3.- Silenced by the Night
4.- Phases
5.- Everybody’s Changing
6.- Is It Any Wonder?
7.- You Are Young
8.- Spiralling
9.- Nothing in My Way
10.- She Has No Time
11.- Love Too Much
12.- A Bad Dream
13.- This Is the Last Time
14.- Bedshaped
15.- The Way I Feel
16.- Somewhere Only We Know
17.- Crystal Ball
18.- Sovereign Light Café