Tres noches sold out en el Palacio de los Deportes de la Ciudad de México, es una cosa que solo te la firma una banda del tamaño de Zoé. Y es que no por nada, ellos se han convertido en el grupo más importante de la escena nacional desde hace ya varios años, de lejos.

Sí, es cierto que esta no es la primera vez que León Larregui y compañía se presentan en el reconocido ’domo de cobre’… Pero esta debe ser la ocasión que mejor define en qué lugar se encuentra la agrupación dentro de la historia de la industria musical mexicana, incluso más allá de la escena del rock o de la ondita más alternativa.

El coro imparable de la gente: Gran show de Zoé en el Palacio de los Deportes
Zoé en el Palacio de los Deportes. Foto: Stephania Carmona.

Esta vuelta de Zoé al Palacio, como parte de su gira del disco Sonidos de karmática resonancia, es un buen recordatorio del tremendo legado que ellos mismos han dejado y que ha crecido a pasos agigantados, sobre todo desde la época del Memo Rex Commander para acá. Muchos hits memorables y un cúmulo de emociones diversas, es lo que la primera noche de tres seguidas de la banda en este espacio nos dejó.

“La primera vez que tocamos tres veces seguidas en el Palacio…”

Desde el primer momento, ya se notaba esa característica ambientación ultra atmosférica que a Zoé le gusta ponerle a su trabajo tanto musical como audiovisual. Y sin mucho diálogo de por medio a decir verdad, la banda salió al escenario para tirar las primeras notas de “Velur” seguida de “Karmadame”, dos de los temas más destacados del reciente disco.

“Muchas gracias, buena noche, estamos contentos de estar aquí en el primero de tres conciertos. Es la primera vez que tocamos tres noches seguidas en el Palacio, dijo León Larregui en una de sus pocas pero sustanciosas interacciones con el público. Incluso con esa vibra tan calmada que le caracteriza, el vocalista se notaba entusiasmado con cada ’gracias’ que lanza a la gente tras terminar sus canciones.

El coro imparable de la gente: Gran show de Zoé en el Palacio de los Deportes
Sergio Acosta con Zoé en el Palacio de los Deportes. Foto: Stephania Carmona.

Tras ”No hay mal que dure”, la buena onda en el ambiente creció con ”Últimos días” que hace que todos extiendan los brazos hacia arriba y de un lado a otro. Celebración total en apenas unos pocos temas del repertorio.

Pero a Zoé también le late entrarle a las sensaciones romántico-sad. El trancazo vino en ese sentido con ”Azul”, canción que te pone nostálgico incluso si no andas pasando por el infame mal de amores. Casi seguro que muchos habrán pensado en que tristear nunca fue algo tan chido como hacerlo en un concierto así.

El coro imparable de la gente: Gran show de Zoé en el Palacio de los Deportes
León Larregui con Zoé en el Palacio de los Deportes. Foto: Stephania Carmona.

También puedes leer: ¡Qué tiempos! Recordemos cuando Zoé tocó en el Tianguis Cultural del Chopo en 2002

El respaldo de la gente a tope para Zoé

Como dijimos antes, la carrera de Zoé está plagada de hits memorables. Prácticamente, es muy difícil encontrar a alguien que no se sepa o que mínimo no se eche una tarareada de alguna canción. Ahora, en lo que respecta este primer show de tres de la banda en el Palacio de los Deportes, es notable el coro al unísono que retumba en el recinto.

Al nivel de gradas, rolas como ”Nada”, “Fin de semana” o la propia ”10 AM” incluso se escuchaban por momentos más en la voz colectiva de los fans que desde el audio del escenario. Voluntaria o involuntariamente, Larregui dejaba que la gente se rifara en el acompañamiento de estos coros casi perfectos.

¿Un poquito más de nostalgia y emotividad? Oh sí… entonces llegó “Arrullo se estrellas” que nos puso en ese mood de melancolía agradable, con todo el mundo encendiendo las lámparas de sus celulares para adornar el interior de Palacio junto con la canción. Es una de esas rolas capaces de hacerte un nudo en la garganta, sobre todo en el entendido de que es una dedicatoria para aquellos que ya no están con nosotros.

La avalancha de canciones que ya podríamos considerar clásicas de Zoé, continuaron con “Paula” y “Vía láctea”, dos de las joyas más recordadas de aquel parteaguas que fue el ya mencionado Memo Rex Commander. Y es justo decirlo, fueron un par de las canciones más coreadas de la noche.

Luego, por ahí vino “Labios rotos”, que muchos tenemos internalizada a través de aquella magnífica versión del Unplugged, que es básicamente la versión más conocida del tema. Pues bien, para esta versión de sus conciertos -en caso de que no la hayan escuchado-, resultan muy interesantes algunos arreglos de corte más electrónico que le dan al tema un peso muy distinto en vivo. Sí, está lejos del encanto acústico de su versión conocida, pero es bastante buena a decir verdad.

En este punto, debemos decir que la escenografía, los visuales y el trabajo de producción sobre la tarima en general, es bastante sobresaliente. Muy rifadas las imágenes psicodélicas que de repente se proyectan, así como los diferentes gráficos que quedan muy acorde con cada una de las canciones. Muy, muy rifado también ese aspecto.

“Somos una familia”

Una vez que terminaron “SKR”, llegó la hora del tramo final del concierto. Un sonido ambiente lleno de mística sonó por varios minutos, lo que abrió paso a “Fiebre“. Y para recordar un poquito más de aquel Unplugged de inicios de la década del 2010, pudimos escuchar una versión de “Luna” que funciona bien en vivo aún cuando la voz de Denise Gutiérrez (vocalista de Hello Seahorse!) parece un ingrediente irremplazable.

El público nuevamente se roba los coros cuando suenan “No me destruyas” y “Soñé”, otro par de clásicos infaltables para una presentación genial en la que León, de nuevo en una intervención breve para despedirse, menciona que le da gusto ver a nuevas generaciones de fans entre el público.

“Qué rica familia… somos una familia”, dice el vocalista. ¿Qué rola vino al cierre? Claro, no podía ser otra que “Love” en una entrega más ‘guitarresca’ que en la versión de estudio. Faltan dos noches más en el domo de cobre, que seguro volverá a escuchar a miles de fans cantando cada una de las rolas que han hecho de Zoé la banda más importante de México en los últimos años.

Setlist de Zoé en el Palacio de los Deportes

  1. Velur
  2. Karmadame
  3. No hay mal que dure
  4. Últimos días
  5. Azul
  6. 10 A.M.
  7. Nada
  8. Arrullo de estrellas
  9. Fin de semana
  10. El duelo
  11. Canción de cuna para Marte
  12. Paula
  13. Vía Láctea
  14. Poli
  15. Hielo
  16. Labios rotos
  17. SKR
  18. Fiebre
  19. Luna
  20. No me destruyas
  21. Soñé
  22. Love

Redactor de música, entretenimiento y otras cosas cool en SopitasFM como parte de Sopitas.com. Recién (o ya no tanto) salido de la carrera de comunicación y periodismo de la FES Aragón UNAM. "La música... More by Andrés Vilchis

Comentarios

Comenta con tu cuenta de Facebook