“Se recomienda escuchar de manera aleatoria”, dice una leyenda inscrita en las redes sociales, debajo de un enlace a su playlist en Spotify, Daniel’s Travel Log. Y fue justo esa palabra, “aleatoria”, la que escuché pronunciar a un negacionista del cambio climático unos minutos antes en un noticiero. Pero afortunadamente cada vez más este mundo le pertenece a quien tiene los ojos abiertos, y ya no se puede llamar “aleatorio” a un fenómeno basado en patrones, causado por acciones humanas que aumentan la emisión de gases de efecto invernadero, con resultados cada vez más devastadores, catastróficos e innegables. El cambio climático es causado por gobiernos, lobbies y empresas lideradas por personas con nombre y apellido, y cada vez nos resulta más complejo seguir viviendo nuestras vidas como si nada pasara. 

Tampoco es aleatorio que, a varios miles de kilómetros, uno de los artistas más reconocidos por su prolífica y fascinante carrera en el campo de la música electrónica experimental, Daniel Brandt, comparta el sentipensar colectivo. ¿Y quién de nosotrxs no ha sentido una enorme frustración al ver los desastres naturales en las noticias, ver las islas de plástico en el mar, o entender que cada día se pierden aproximadamente 150 especies debido a la actividad humana? ¿Quién de nosotrxs no se ha preguntado con un nudo en el estómago qué podemos hacer para mejorarlo?

Solastalgia: cuando la tristeza viene de la naturaleza

Y menos aleatorio es que Brandt, también artista audiovisual y cineasta, se sintiera inspirado por un poema de Sara Teasdale, escrito hace cien años, pero más actual que nunca, para responder a esta frustración:

Vendrán suaves lluvias

Vendrán lluvias suaves y a tierra el aroma,

Y el sonido reluciente de las golondrinas se asoma;

Y ranas en los estanques por la noche cantarán,

Y ciruelos silvestres de blanco trémulo se pintarán,

Los petirrojos vestirán enardecidos el emplumado

Silbando suavemente sus caprichos en el alambrado;

Y nadie sabrá lo que es ser en combate eliminado;

Pues nadie se preocupará cuando la guerra haya terminado.

Si los humanos por completo desaparecieran

Ni el ave ni el árbol lo reconocieran;

Y la primavera misma, cuando despierte al amanecer,

apenas si notará nuestro perecer. 

(Sara Teasdale 1884-1933)

Y entonces llega la pregunta más solicitada de nuestros tiempos: ¿qué podemos hacer?

La utopía que creamos en colectivo

La primera solución que propone Brandt, la utopía, surgió al lado de sus compañeros de banda, Brandt Brauer Frick. De esta forma, su siguiente disco vendrá acompañado con una instalación audiovisual, compuesta por una respuesta colectiva a algunas preguntas que la banda se hace sobre el futuro. Estas expresiones, grabadas sin mayor ceremonia por personas interesadas en participar, serán parte de una videoinstalación compuesta por una proyección, voces en solitario y en collage. Si te interesa mandar un audio a la banda con tus respuestas, escríbeles un correo.

La distopía que erradica la humanidad

La segunda, el corto que poco a poco ha ido convirtiéndose también en un performance y proyecto audiovisual, plantea literalmente cómo sería el mundo sin la humanidad. Without Us cuenta la historia de Gaia, interpretada por la danesa Thea Carla Schøtt (Climax), una conductora de Uber que, desesperada por la situación actual, se da cuenta de que los problemas del mundo se deben a la humanidad, por lo que decide erradicarla. Gaia comparte su ideología en un video en redes sociales y, sin esperarlo, se convierte en la líder de un culto eco-terrorista. 

¿Radical? Sin duda. ¿Necesaria? También. No es el momento de ser tibios. Es momento de crear historias que nos muevan y conmuevan, que nos conecten y nos ayuden a despertar en colectivo. 

Y como este recurso, también hay otros, en la videollamada con Brandt para platicar sobre su película, terminamos formando un collage que incluye Las Meditaciones de Marco Aurelio, la película La Jette, un libro de Yuval Noah Harari, Sapiens: A Brief History of Human Kind, desastres naturales como el del Mar Menor, grupos activistas como Extinction Rebellion, Contaminantes Anonimus y viajes por el mundo. Donde vemos cómo el arte, las movilizaciones sociales, las formas de expresión, etc., se conjuntan en todas las latitudes del planeta para hacer frente a la crisis climática y a la búsqueda de formas de vida más armónicas con nuestro entorno.

Un mundo sin nosotrxs

Brandt creció, como muchxs de nosotrxs mayores de 30, pensando que separar la basura era poner nuestro granito de arena. Ay, la nostalgia de los 90, cuando aún pegábamos estampitas amarillas con caritas felices y creíamos que el futuro sería ecológico. Hoy el cineasta, a pesar de su innegable y asumido privilegio blanco, entiende que el tan vanagloriado estilo de vida verde en redes sociales y medios masivos es solamente la realidad de algunas cuantas personas, pues hay otras, la gran mayoría, cuya principal preocupación en el día a día es sobrevivir.

Consciente de los pequeños cambios que las personas con la fortuna de tener nuestras necesidades cubiertas podemos hacer, como apagar la luz, cerrar el agua, comprar a granel, sin plásticos de un solo uso, favorecer el consumo local que evite transportes transoceánicos innecesarios, esto solamente sigue siendo parte de un sistema de consumo insostenible. Por eso, durante la entrevista hace énfasis en exigir a lxs funcionarixs públicxs y partidos que cumplan con su parte.

Perdidxs entre discursos políticos que siguen intereses de los lobbies y la industria petrolera, estadísticas, artículos científicos y el miedo nuestro de cada día, es difícil acercarnos al problema entendiéndonos como parte de la solución. Son el activismo, el arte, la comunidad, y la magia de la narrativa algunas de las alternativas que tenemos para actuar. Por eso es importante apoyar proyectos como Without Us, una producción verde financiada en parte por Anorak Films y el director, pero que sigue en busca de sustento para ser una realidad.  

Sobre el guion de Without Us, que comenzó a escribir en 2017 y en el que colaboraron Alice Urquhart, Nikolaus Baikousis y Anna Friedberg, comenta: “No creo que la epifanía de Gaia, que nosotros somos el problema y la solución es dejar de existir, sea verdad. Lxs seres humanxs somos parte de la naturaleza, y no deberíamos vernos como algo desconectado de ella. La idea de la película es llevarlo al extremo para mostrar que somos parte del problema, por lo que necesitamos un cambio radical. Un cambio radical distinto a erradicar la raza humana (ríe)”, y después de una pausa concluye, “no tenemos tiempo que perder. Si podemos imaginar un mundo en el que acabemos juntxs con la humanidad, también podemos imaginar un mundo que salvemos juntxs: un mundo CON NOSOTRXS”.

¿La locación? La capital griega representa una ciudad anónima, pues la historia podría ocurrir en cualquier lugar del mundo. No es casualidad que el director eligiera el lugar donde comenzó la democracia para terminar con ella. Guiños a dioses olímpicos, una ciudad tan bella como dura, una paleta de color con la nostalgia necesaria para ponerle fin a la civilización y una mujer fuerte como protagonista son la antesala para una banda sonora impecable: música dance mezclada con elementos acústicos, cuerdas, música de cámara. En el trailer podemos tener una probadita:

Esto es real. No es un juego. Esto es horrible. Respira por sí mismo. Como un gusano. Nuestrxs hijxs se están quitando la vida porque tienen tanta presión que ni siquiera pueden imaginar un futuro. No lo soportan. ¿Y tú? Quieres decir algo. Entonces grita. E imaginas que, si tuvieras el poder… si pudieras apretar un botón y terminar con esto, lo harías sin siquiera pestañear. Hay que hacerlo, ahora. 

Durante nuestra videollamada, el activista cuenta también que ha colaborado con organizaciones como Amnistía Internacional o Wild Animal Protection creando música para algunos de sus videos. Y que, si bien nació como un cortometraje, el guion y la música de Without Us, desarrolladas en paralelo, también serán una instalación de arte: un performance musical y una instalación de video con tres pantallas. Afortunadamente ante los ojos del líder del proyecto solitario Eternal Something, el fin del mundo no solamente tiene silencio y oscuridad, sino también una pista de baile. Bailemos, pues.

*****

Daniela Valdez es integrante de Contaminantes Anónimus.

Twitter:@contaminantesa

Facebook: Contaminantes Anónimus

Instagram: contaminantes.anonimus

Comentarios

Comenta con tu cuenta de Facebook