¿Cómo valorar el agua en el siglo XXI?

Contextualizar el manejo del agua potable en México requiere una visión multidisciplinaria donde se analicen bastantes factores.

Por Aranxa Sánchez

Hace unos días se festejó el día mundial del agua. En ese sentido, quisiera reflexionar un poco sobre cómo cumplir con el Objetivo de Desarrollo Sostenible 6: Agua limpia y saneamiento.

Anteriormente ya he escrito sobre la importancia del agua en nuestra vida cotidiana como un recurso inagotable pero que requiere ciertas cualidades para la vida del ser humano y otras especies.

Para dar seguimiento al ODS 6, a nivel internacional, se ha creado un portal de datos e indicadores que se enfocan en lo siguiente:

  1. Agua para bebida humana.
  2. Saneamiento del agua potable.
  3. Higiene.
  4. Desperdicio de agua.
  5. Calidad del agua.
  6. Eficiencia en su manejo.
  7. Estrés hídrico.
  8. Gestión del agua potable.
  9. Aguas transfronterizas (ríos, lagos, acuíferos, otros cuerpos de agua).
  10. Ecosistemas que dependen de los cuerpos de agua.
  11. Flujos de financiamiento internacional.
  12. Participación de múltiples partes interesadas (gobernanza).
¿Cómo se encuentra México en esta hoja de ruta hacia el cumplimiento del ODS 6?

Conforme a los datos del portal mencionado, notamos que México se encuentra en un rango, en promedio, entre 40%-60% de cumplimiento. Para darle un contexto a estos resultados actuales, es necesario considerar algunos factores.

  • Agua para uso humano
    • De acuerdo con INEGI, la cantidad de agua potable disponible en México se encuentra mayoritariamente en el sur-sureste del país.
    • De acuerdo con CONAGUA, la mayor cantidad demandada de agua potable se concentra en municipios en el norte del país.
  • Saneamiento del agua 
    • De acuerdo con Coneval, alrededor de un tercio de la población mexicana se encuentra en situación de pobreza por carencias sociales; dentro de las que se encuentra la falta de acceso a agua potable, a sistemas sépticos y a drenaje, como servicios básicos de la vivienda.
    • La UNICEF y la OMS han creado un portal internacional para monitorear mejoras en el saneamiento por país, México también cuenta con su perfil donde se muestra que en 2000-2017 el saneamiento ha mejorado en un 50%.
    • Conforme a la OCDE, el 80% de la población de sus países tiene acceso a tratamiento de aguas residuales; sin embargo, en el caso de México no existe un mapa georreferenciado de las descargas de aguas residuales, sólo se cuenta con un mapa de plantas de tratamiento de agua residual que se estima que en 2018 trataron el 63.8% de los 215.8 m³/s de aguas residuales recolectadas.
  • Desperdicio de agua
    • De acuerdo con la OCDE, el promedio de sus países desperdicia el 21% de su agua potable; sin embargo, México desperdicia (en algunas ciudades) entre el 40%-60% explicada por consumo ilegal, mala calidad de infraestructura y errores en la medición.
  • Calidad del agua
  • Eficiencia en su manejo
    • De acuerdo con la OCDE, más del 90% de las ciudades encuentran que la mayor dificultad en el manejo de agua potable es el estado de la infraestructura pública: obsoleta y desgastada.
  • Estrés hídrico
  • Gestión del agua potable
  • Aguas transfronterizas (ríos, lagos, acuíferos, otros cuerpos de agua)
    • De acuerdo con IGRAC, México cuenta con 18 sistemas acuíferos transfronterizos: 11 en la frontera norte y 6 en la frontera sur. 
    • En el caso de la frontera sur, el acuífero de la península de Yucatán, catalogado como la reserva de agua dulce más importante de todo el país, ha tenido un mal manejo por parte de la empresa Enerall, denunciada por Greenpeace ante el Ejecutivo Federal por conflictos de interés.
  • Ecosistemas que dependen de los cuerpos de agua
    • De acuerdo con la FAO, el mayor valor de las montañas puede consistir en ser fuentes de todos los grandes ríos del mundo. En México no existe un programa específico para proteger los ecosistemas que dependen de los cuerpos de agua, sólo de manera general las Áreas Naturales Protegidas (ANP) y los Pagos por Servicios Ambientales (PSA).
  • Flujos de financiamiento internacional
  • Participación de múltiples partes interesadas (gobernanza)
    • De acuerdo con la OCDE, la multiplicidad de partes involucradas en diseño y ejecución de políticas públicas relativas al manejo de agua genera retos de gobernanzas cuando los mecanismos de coordinación no están establecidos con claridad. 
    • Los problemas más comunes son la falta de una visión estratégica transversal, asimetrías de poder entre autoridades gubernamentales, falta de congruencia en legislaciones nacionales y subnacionales, además de facultades empalmadas o huecos legales. Al respecto, el Consejo Consultivo del Agua. hace una evaluación breve de México.
agua

Foto: Pixabay

A manera de resumen, contextualizar el manejo del agua potable en México requiere una visión multidisciplinaria donde se analicen bastantes factores desde un marco de sistemas complejos. Cumplir con el ODS 6 para el año 2030 requiere de metas anuales con un sistema de monitoreo que genere visualización de datos para el consumo del público general.

*****

Aranxa Sánchez es economista por la UNAM.

Twitter: @AranxaSanz

Top Relacionadas
:)