Hace unos años, no muchos, el mundo era distinto y un lugar un poco menos trágico (nuestra realidad no nos permite decir que era un poco más feliz). Trump no era presidente, no era tan evidente el resurgimiento de grupos de odio en algunos países del mundo, los Oscar tenían un presentador gracioso, Angelina y Brad eran un #couplegoals, no era obligatorio ser políticamente correcto y Chris Pratt estaba casado con Anna Faris.

Ahora las cosas son muy distintas y la humanidad ha dejado salir su lado más oscuro. Bolsonaro llegó a la presidencia de Brasil, la cuenta de Twitter de Trump sigue abierta, hay discursos de odio, crisis de migración en la frontera de México con Estados Unidos y gran parte de Europa, Brangelina ya no existe (y muchas otras parejas se divorciaron), hay crisis de valores en la sociedad, nuestro país registra niveles de violencia históricos y Chris Pratt se divorció de Anna Faris y se comprometió con la hija de Arnold Schwarzenegger.

Y para echarle más limón a la herida, Pratt está haciendo el Daniel Fast. Es decir, una dieta de ayuno continuo durante 21 días en la que se restringen ciertos alimentos. No suena grave, y en realidad no lo es, lo extraño es que este ayuno está basado en los textos del profeta Daniel del Antiguo Testamento, y es una dieta muy famosa dentro del protestantismo evangélico.  NOTA: El hecho de que Pratt ahora sea un poco conservador, un tanto republicano y abiertamente religioso, no significa que sea mala persona. Pero nos gustaba más el Pratt de antes…

En la página oficial de Daniel Fast, dice que entrar a un periodo extendido de oración y ayuno equivale a presionar el botón de ‘pausa’ de la vida para que puedas acercarte a Dios. El Espíritu Santo se une a ti en esta experiencia en la medida que abres tu corazón para recibir al Señor.

La noche del jueves 7 de febrero, Pratt fue como invitado al programa The Late Show with Stephen Colbert para hablar de las actividades que realiza fuera del set y este ayuno. Primero dijo que desde hace un par de años se dedica al rebaño de ovejas y pastoreo. Luego, llegó el momento de la verdad en el que habló de su famosa dieta, la cual está realizando bajo las ideas de “su iglesia”. Y aquí es cuando entra Ellen Page en la historia…

Antes de empezar, recordemos que Ellen Page es una actriz lesbiana que ha dedicado gran parte de su esfuerzo a la lucha de los derechos de la comunidad LGBTQ+. Unos días antes de la invitación de Pratt con Colbert, fue Page a hablar de su lucha y el desprecio que siente por los discursos de odio que promueve Donald Trump.

Luego, Pratt habló de su dieta y la Hillsong Church, su iglesia. Esta institución se caracteriza por no reconocer de ninguna forma a la comunidad LGBTQ+. En 2015, el pastor Brian Houston dijo que la iglesia se apega a los preceptos e ideas cristianos sobre el estilo de vida homosexual y el matrimonio entre dos personas del mismo sexo. Es decir, no los acepta. “La palabra de Dios es clara en cuanto a que el matrimonio es entre un hombre y una mujer”. Esta iglesia acepta a personas de todo tipo de sexualidad, pero no les permite estar en cargos importantes ni ningún otro tipo de actividad.

Ellen Page está casada con Emma Portner desde hace un año. Así que se fue a su cuenta de Twitter para cuestionar la participación de Pratt en una iglesia que se ha manifestado contra las libertades sexuales.Oh. K. Um. Pero esta infame iglesia es anti lgbtq. Así que podrías decir eso también”.

Desde que se anunció la separación en 2017 de Pratt y Anna Faris, la imagen del actor ha cambiado un poco en torno sus declaraciones y actividades. Algunos usuarios y medios han dicho que su separación y divorcio se debió, en gran medida, a las nuevas prácticas e ideas del actor. Hace poco menos de un mes, Pratt anunció su compromiso con Katherine, hija de Schwarzenegger.