5 películas que debes ver antes de 'Titane' de Julia Ducournau Cine
Fotos: Cannes / Mubi

5 películas que debes ver antes de entrarle a ‘Titane’ de Julia Ducournau

Ver 'Titane' de Julia Ducournau es toda una experiencia fílmica. Por lo que recomendamos ver estas 5 películas antes de entrarle de lleno.

Antes de ver Titane, respiren hondo. En un mundo ideal, la o el espectador modelo debería estar en un periodo de paz, pero como sabemos que es imposible, el mejor consejo que les podemos dar es respirar hondo y mentalizarse para la historia/viaje/revelación más extraña, intensa pero fascinante del año que llega a México gracias al FICM 2021. 

En realidad, entre escenas cargadas de violencia, horror corporal, altas dosis de erotismo y escenas sexuales entre personas y automóviles, Titane es un drama familiar que explora, de una manera poco convencional, el significado de ser padre/madre y el espacio que ocupa un hijo o una hija en la vida. También aborda el alcance de la soledad y el impacto de la pérdida.

Titane

Imagen de ‘Titane’ / Foto: Neon

Hay situaciones inverosímiles y Titane se sostiene entre acciones que son imposibles como ver a una mujer que lacta aceite de motor. Pero el punto es claro: con la  narrativa del “new french extremity”, JuliaDucournau habla de varios temas que van desde lo trans, la maternidad, sexualidad, depresión y cómo todo confluye con la familia.


Pero para entrarle de lleno a la historia, acá nos aramos un listado de películas que pueden ver previo a Titane, ganadora de la Palma de Oro en Cannes 2021 (AQUÍ la noticia). Pero antes, hemos de darles algunos puntos clave de la cinta.

Titane

Alexia de niña en ‘Titane’ / Foto: Neon

Titane

Titane nos presenta a Alexia, una niña malcriada que tiene un accidente automovilístico mientras su padre maneja. Alexia debe entrar a quirófano para que le pongan una placa de titano en el lado derecho del cráneo. Cuando deja el hospital, la niña descubre una fascinación sexual hacia los automóviles. 

Luego conocemos a Alexia con unos 20 años (Agathe Rousselle es brutal en este personaje). Es una bailarina en un auto show enfocado en personas que sienten atracción sexual por los coches. Alexia y otras mujeres realizan bailes eróticos entre máquinas tuneadas donde se convierten en diosas a las que les piden fotos y autógrafos. 

Titane

Agathe Rousselle es Alexia en ‘Titane’ / Foto: Neon

Nuestra protagonista es una de las más populares porque sabemos, con lo que les contamos al principio, que ella siente una atracción genuina hacia el auto que está “montando”. Durante una noche, Alexia tiene sexo con un Cadillac y queda embarazada. 

Queridas y queridos lectores, han de saber que eso no es lo más extraño de Titane. Esta cinta de Ducournau, entre cada minuto, se va superando en una  experiencia fílmica estresante pero al mismo tiempo adictiva. ¿Alguna vez han visto algo que les causa terror y asco pero no pueden dejar de verlo?

Así sucede con Titane. Alexia no sólo es una bailarina que se siente atraída hacia las máquinas, sino también es una asesina en serie. Su necesidad de matar va en aumento al grado de que ya la policía está a punto de descubrirla, por lo que decide adoptar una nueva identidad: Adrien, un niño que lleva años desparecido.

Estas son las películas

Crash

Cualquier cosa que haga referencia al horror corporal, está patrocinada por David Cronenberg. Sin embargo, a pesar de que Titane juega con la ruptura del cuerpo, mencionamos a Cronenberg por uno de sus filmes que apelan al high porn a través de los automóviles: Crash de 1996.

Crash es una película que al momento de su estreno, causó controversia y se definió como uno de los peores trabajos del canadiense. Pero en pleno siglo XXI, y con otras tantas cintas que buscan provocar lo peor, Crash lidera la lista como una de las mejores. Y además, resulta inevitable reconocer ciertas similitudes con Titane.

En ambas, hay una atracción sexual relacionada con los autos. Mientras en la cinta francesa la fascinación es literal por la máquina, en Crash deviene de la experiencia de un accidente y en un sentido metafórico, su comparación con el orgasmo. Hay mujeres frotando sus cuerpos con los autos, hay sexo en autos (en una con un carro), hay cicatrices de accidentes, y hay relaciones fracturadas. Así que puede ser un buen inicio.

Crash de 1996

James Spader en ‘Crash’ de David Cronenberg / Foto: Criterion Collection

Canino

Entra en nuestra lista el gran Yorgos Lanthimos no sólo porque es autor de un cine provocador e incómodo, sino porque hay una escena similar entre la (mejor) película del cineasta griego y Titane.

¿Recuerdan la escena de Canino (2009) en la que la protagonista se rompe los dientes con una mancuerna? Después de un recitar fallido frente a sus padres, la hija mayor entra al baño, se mira al espejo y mientras miramos su reflejo, toma una mancuerna y se la revienta en la boca en varias ocasiones.

Canino / Dogtooth

Angeliki Papoulia en ‘Canino’ de Yorgos Lanthimos / Foto: Mubi

Si la vieron, recordarán las ansias y el morbo entre cada uno de los golpes. En Titane sucede lo mismo. La escena se vuelve a dar en un baño, pero ahora es público; y el objetivo no es quitarse los colmillos, sino romperse la nariz para tomar una apariencia distinta. ¿Cómo lo logra? Azotándose en el lavabo. La toma, de abajo hacia arriba, es espeluznante pero a la vez seductora.

Así que si se quieren preparar para asimilar un montón de secuencias dolorosas y estresantes, vean Canino de Lanthimos y entenderán un poco a lo que se enfrentan con Titane.

Christine

Christine de John Carpenter puede ser otra referencia obvia, pero vale la pena mencionarla. Basada en la novela homónima de Stephen King, Christine nos muestra la relación amorosa entre un adolescente y un Plymouth Fury de 1958 al que, como buen amante, decirle ponerle el nombre que titula la historia.

Cuando descubrimos que Alexia es una mujer solitaria que se empodera entre automóviles, entonces vemos la relación con Arnie Cunningham y cómo alimenta el deseo de su coche para llevar a cabo las fantasías de venganza más sangrientas y oscuras. Suena tonta la idea de un romance entre un humano y un automóvil asesino, pero Carpenter le dio un toque diabólico.

Christine

Keith Gordon como Arnie en ‘Christine’ / Foto: Filmaffinity

Lady Vengeance

Mencionamos a Chan-wook Park porque es el maestro detrás de la trilogía de la venganza que nos entregó una de las mejores cintas del siglo XXI, Oldboy. Pero la cinta que nos trae a esta lista, es Lady Vengeance porque comparte algunos puntos con Titane. 

Primero, ambas protagonistas son mujeres jóvenes que se ven involucradas en situaciones de extrema violencia. Kum-ja, después de estar más de 10 años en la cárcel, quiere vengarse de todos aquellos que le hicieron daño. Alexia no persigue un propósito noble ni mucho menos, pero es una asesina en serie que tiene una manera muy particular y tortuosa de matar a sus víctimas.

Estas dos películas también comparten la manera en la que describen las obsesiones de sus protagonistas frente a algo tan complejo como la venganza y algo más simple (por no decir corporal) como la atracción hacia los automóviles. Las dos mujeres son capaces de llevar al extremo sus fantasías, por lo cual, la muerte, el horror y la sangre son una constante.

Raw

Hay un montón de películas francesas que podríamos meter en esta lista como referencia para ver Titane. Podríamos poner Baise-Moi, una de las cintas más intensas de principios de milenio; también podríamos meter Martyrs de Pascal Laugier porque no hay nada más espantoso visualmente hablando que las escenas de tortura en esta cinta que, de verdad, hacen ver a Titane como algo más ligero.

Pero en realidad, el cierre de esta lista se tiene que dar con la misma Julia Ducournau y su espectacular debut titulado Raw. Para empezar, tanto en Raw como en Titane, hay dos personajes llamados Alexia y Adrien, pero eso es lo más superficial de todo. Julia también logra en ambas películas una interpretación brutal de dos personajes conflictuados en los extremos: una atenta a lo que debe ser por principios, y una alejada completamente del deber ser. 

Pero lo más importante al ver Raw para preparase con la nueva cinta, es que nos da una idea del alcance narrativo de la directora y su capacidad para “esconder” conversaciones y temas que no suelen descifrarse a simple vista, pero ahí están. ¿Cuál es el común denominador? El cuerpo, la fragilidad del cuerpo, su capacidad de sangrar, de sentir de más y la representación del deseo.

Top Relacionadas
:)