No podemos negarlo, extrañábamos muchísimo los conciertos. Puede que para algunos esto no sea importante, pero estarán todos aquellos que aman la música que no hay sensación como la de ver a tu artista o banda favorita sobre un escenario. Sí, los shows virtuales hicieron el paro durante los primeros meses de la pandemia, pero los Foo Fighters nos demostraron que jamás será lo mismo vivir una de sus presentaciones en vivo y a todo color. 

A pesar de que se veía muy tranquilo todo a los alrededores del Foro Sol, la gran mayoría de los fans de Dave Grohl y compañía se dieron cita desde temprano para agarrar buen lugar (los que estuvieron en general) y escuchar a las propuestas que abrieron la noche. Y la verdad es que no pudieron elegir mejores propuestas para arrancar, ya que nos mostraron que a diferencia de lo que muchos creen, el rock, el metal, hard rock, etc. no están muertos.

Foo Fighters trajo de vuelta el rock y el amor a los conciertos a la CDMX
Foto: Stephania Carmona

Kills Birds y The Warning abrieron el show de los Foo Fighters

Kills Birds fueron los primeros en subirse a tocar en el escenario, y aunque lamentablemente no tuvimos chance de checar toda su presentación, sí la escuchamos a la distancia y les podemos decir que el público de los Foo Fighters no solo los recibieron con los brazos abiertos, de repente sonaba que hasta se sabían sus rolas. Una vez adentro del lugar, nos lanzamos a ver a The Warning y vaya que nos dejaron con la boca abierta.

Estas tres hermanas de Monterrey comenzaron a hacerse virales por sus épicos covers a grandes bandas y después de muchos años de trabajo, esfuerzo y dedicación, ahora nos presentan sus propias rolas y se rifaron como las grandes soltando sus mejores guitarrazos y redobles. Ellas mismas lo mencionaron, dos años antes estaban tocando en la Carpa Intolerante del Vive Latino y ahora le abren a los Foo. No las pierdan de vista porque andan haciendo grandes cosas.

Dave Grohl y compañía salieron a rockear duro frente a sus fans mexicanos

Después de estos dos actos grandiosos para calentar motores, era el turno de ver el plato principal: a los Foo Fighters. En punto de las 9:15 pm, luego de la lluvia y ante un Foro Sol que en las grandes lucía varios huevos, Dave Grohl, Pat Smear, Nate Mendel, Taylor Hawkins, Chris Shiflett y Rami Jaffee saltaron al escenario saludando al publico y tomando sus lugares, como preparándose para una noche llena de magia, buena vibra y rock.

“Ha pasado mucho tiempo”, alcanzó a decir Grohl, que sin tiempo qué perder comenzó a cantar “Times Like These” junto al tecladista, mientras poco a poco se le fueron uniendo sus compañeros.  “Esa no porque lloro”, se pudo escuchar a un fan gritando cuando sonó este rolón que por más extraño que parezca, se convirtió en un himno de esperanza y resiliencia para algunos durante toda la pandemia. Esto solo era el principio.

Foo Fighters trajo de vuelta el rock y el amor a los conciertos a la CDMX
Foto: Stephania Carmona

Las cosas no bajaron de nivel, ya que los Foo Fighters se siguieron con “The Pretender”, para aquellos que tenían ganas de escuchar riffs rápidos y pesados. Por supuesto que en el concierto no podían faltar los clásicos y el primero de la noche llegó con “Learn To Fly”, que por supuesto que sonó macizo y la gran mayoría coreó como si no hubiera un mañana. Tras estas primeras tres canciones, el frontman hizo una pausa para dedicar un mensaje.

“Ciudad de México, ha pasado mucho tiempo, pero por fin estamos aquí”, mencionó Dave Grohl quien bromeó preguntándole al público cuánto tiempo querían que tocaran. “¿1 hora? ¿Hora y media? ¿Quizá dos horas y 15 minutos?”, dijo el vocalista de la banda mientras sus fans les pedían casi casi que no acabara el concierto nunca. El vocalista simplemente respondió a esto dejando claro que sería una noche larga y claro que lo cumplieron. 

La calma y la locura fueron la constante en el concierto

Con “No Son of Mine” y “The Skys Is a Neighborhood”, los Foo Fighters volvieron a prender con esos guitarrazos potentes. Sin embargo, las pausas también son importantes, es por es que encontramos un poco de calma con “Shame Shame”, aunque una rola más tarde –con “Breakout” para ser exactos– levantaron una vez el ánimo de los chilangos, pero estábamos a punto de presenciar uno de los momentos de piel chinita de este concierto. 

“Mi parte favorita es cuando el público canta y sé que ustedes lo hacen muy bien. Espero que me ayuden con la que sigue”, dijo Dave Grohl y sin más, comenzó a tocar “My Hero” con su guitarra. Y como era de esperarse, fue una de las canciones más coreadas de la noche e incluso hubo algunos que abiertamente aceptaron que lloraron cuando sonó este hitazo y más adelante, nos hicieron prender las luces de los celulares con “These Days”,  regalándonos una postal impresionante del Foro Sol.

Foo Fighters trajo de vuelta el rock y el amor a los conciertos a la CDMX
Foto: Stephania Carmona

El setlist fue un constante ir y venir, entre canciones viejita y las rolas del más reciente discográfico de los Foo Fighters, lo cual le dio mucha dinámica al concierto. El ejemplo claro de esto fue cuando sonó “Medicine at Midnight” y “Walk”, que por supuesto que fueron bien recibidas por todos los presentes. Sobre todo la última, ya que vimos a muchos papás con sus hijos entre el público, un gran detalle que hizo muy especial la noche. 

¡Llegaron los Dee Gees y su gran cover a Queen!

El tiempo volaba y de repente, se hicieron presentes los Dee Gees. Como recordarán, hace algunos meses la banda se creó unos álter egos para coverear a los Bee Gees, y por supuesto que en el Foro Sol no podía faltar su espectacular versión de “You Should Be Dancing”, que claro que puso a muchos a bailar como si fueran John Travolta en Saturday Night Fever pues como el propio Dave Grohl dijo, después de dos años horribles, ya era tiempo de sacar los pasos prohibidos.

Llegó el momento de presentar a cada uno de los integrantes de los Foo Fighters, que tuvieron su momento de brillar y aventarse algunos solos para demostrar (como si hiciera falta) que todos son unos musicazos. Pat Smear fue el más ovacionado, pero la gente se volvió loca cuando Taylor Hawkins se lució frente a sus fans mexas y esto dio pie a que tomara el micrófono, vocalizara como Freddie Mercury y nos regalaran un gran cover de “Somebody To Love”. 

Foo Fighters trajo de vuelta el rock y el amor a los conciertos a la CDMX
Foto: Stephania Carmona

De repente ya estábamos en la recta final

Con “All My Life” y “Run”, la banda siguió complaciendo al público, pero sin duda lo que sorprendió a muchos fue que tocaron “Wheels”, ya que tenía mucho tiempo sin que se la echaran en concierto. “Ok, esta es la última canción”, bromeó Dave Grohl en un par de ocasiones y luego de mencionar que la siguiente rola es especial porque nunca la habían tocado en vivo, se siguieron con “Love Dies Young” y sin saberlo, nos acercábamos a la recta final del show. 

“This is a Call” fue el preámbulo perfecto para que llegara una de las rolas más esperadas de toda la noche: “Best of You”. De verdad, fue de piel chinita escuchar al Foro Sol coreando a todo pulmón este hitazo, pero también brincando y hasta llorando. Y fue aquí donde me di cuenta de que no hay un sentimiento que se le parezca a estar frente a miles de personas que sin conocerse y por unas cuantas horas, se reúnen en un solo lugar gracias a la música.

Foo Fighters trajo de vuelta el rock y el amor a los conciertos a la CDMX
Foto: Stephania Carmona

El cierre del concierto estuvo lleno de hits

El frontman de los Foo Fighters dejó muy claro que no le gustan los encore (ya saben, eso de que las bandas se bajan del escenario y regresan para tocar algunas canciones más), es por eso que prefirieron aprovechar el tiempo para complacer a sus fans from hell con dos rolas viejitas, “Aurora” y “Monkey Wrench”, donde la gran mayoría sacó las últimas fuerzas que les quedaban para cantar como si no hubiera un mañana.

Dave Grohl contó una historia bastante interesante, pues en sus palabras, de no ser por México nunca hubieran publicado su espectacular documental: Sonic Highways. A resumidas cuentas, el vocalista dijo que HBO les dio un presupuesto muy pequeño para producirlo, es por eso que decidieron dar varios shows para conseguir el dinero que faltaba y gracias a los conciertos que dieron en la CDMX en 2013, lograron estrenar esta maravilla.

Foo Fighters trajo de vuelta el rock y el amor a los conciertos a la CDMX
Foto: Stephania Carmonna

Los Foo Fighters nos devolvieron la emoción por los conciertos

“No me gusta decir adiós, al carajo con el adiós. No me despido de ustedes porque sé que regresaremos en el futuro”, gritó Grohl, que comenzó a tocar el riff de “Everlong” y con este clásico que muchos querían escuchar, terminó el esperado concierto de los Foo Fighers en la Ciudad de México.  Y es que podemos decir que aunque no fue un sold out, la vibra y conexión que se sentía entre la banda y sus fans, hicieron de este un showsazo.

Sí, tenemos muy claro que desde hace varios meses regresaron los conciertos y festivales la capital chilanga casi como los conocíamos antes del coronavirus. Sin embargo, lo que Dave Grohl y compañía hicieron –a título personal– no lo habían logrado otros artistas en todo este tiempo: traer de vuelta los shows de rock old school a la CDMX, recordarnos por qué amamos la música en vivo y devolvernos la emoción de ver a tu banda favorita sobre el escenario. 

Foo Fighters trajo de vuelta el rock y el amor a los conciertos a la CDMX
Foto: Stephania Carmona

Setlist

“Times Like These”
“The Pretender”
“Learn to Fly”
“No Son of Mine”
“The Sky Is a Neighborhood”
“Shame Shame”
“Breakout”
“My Hero”
“These Days”
“Medicine at Midnight”
“Walk”
“You Should Be Dancing”
“Somebody to Love”
“All My Life”
“Run”
“Wheels”
“Love Dies Young”
“This is a Call”
“Best of You”
“Aurora”
“Monkey Wrench”
“Everlong”

Me llamo Jesús pero todos me dicen Chucho. Me encanta la música y sé tocar algunos instrumentos, aunque creo que soy mejor escribiendo sobre las bandas que me gustan. Soy fan de los conciertos y festivales,...

Comentarios

Comenta con tu cuenta de Facebook