Roger Waters le tira a David Gilmour por ‘prohibirle’ usar la página de Pink Floyd

Sabemos que la relación de Roger Waters con David Gilmour y Nick Mason es muy tensa. Desde que se reunió la alineación clásica de la banda en el Live 8 de 2005 y tras la muerte de Richard Wright tres años después, de repente se reunían para hacernos pensar que podrían volver a tocar juntos. Sin embargo, tomaron caminos distintos y al parecer los viejos conflictos que los llevaron a separarse siguen ahí.

Como ya hemos visto en los últimos días, el canal de Pink Floyd ha estado compartiendo en la pandemia conciertos clásicos de la banda, quizá el mejor fue la legendaria presentación en Pompeya. Pero además de eso, David transmite cada semana un show web junto a su familia, donde nos ha regalado grandes momentos como sus covers a Syd Barrett.

David Gilmour homenajea a Syd Barrett tocando sus rolas en cuarentena

Por su parte, Roger también está tocando a la distancia y compartiéndolo en sus propias redes sociales, pero parece que tiene la espinita de que nunca lo mencionan en las cuentas de Pink Floyd. En un video publicado recientemente, Waters agradeció al publico por el recibimiento que tuvo su versión en cuarentena de “Mother”, pero después de eso dejó caer la bomba y comenzó el tiro específico con David Gilmour.

Sin tantos rodeos, Roger Waters se hizo una pregunta, ¿por qué ese video no estaba disponible en el sitio web que se hace llamar Pink Floyd? Y su respuesta fue que nada de lo que él hace está en la página ni en las redes del grupo porque Gilmour se lo ha prohibido.

¿Por qué Roger Waters dice esto?

Después de dejar muy claro que él no era el malo de esta historia, el bajista y la mente creativa de los años gloriosos de la banda contó que reunió a los miembros restantes para trabajar juntos pero nada de eso resultó.

“Hace aproximadamente un año, convoqué una especie de Camp David para los miembros sobrevivientes de Pink Floyd en un hotel del aeropuerto de Londres, donde propuse todo tipo de medidas para superar este terrible estancamiento que tenemos y el predicamento en el que nos encontramos. Lamento decir que no dio ningún fruto“, dijo Waters.

pink-floyd-roger-waters-david-gilmour

Foto: Getty

Estas declaraciones concuerdan con lo que Roger dijo recientemente en una entrevista para Rolling Stone, donde mencionó este incómodo encuentro y que esta experiencia le recordó por qué dejó Pink Floyd en primer lugar y rápidamente descartó la idea de una reunión post-COVID, porque según él sería algo jodidamente horrible.

Más allá de contar esa historia, Roger Waters continuó diciendo que si la gente seguía las redes sociales de Pink Floyd era por el trabajo que habían hecho todos en conjunto, hablando por las rolas que compusieron en conjunto Syd Barrett, Richard Wright, Nick Mason, David Gilmour y por supuesto él.

pink-floyd-roger-waters

Foto: Getty

Y fue justo después de eso cuando se le fue a la yugular a Gilmour, reclamándole por no darle voz a través de esas cuenta de la banda y hasta tirándole bajita la mano a la familia del guitarrista:

“David cree que es el dueño. Creo que piensa que porque dejé la banda en 1985, él es el dueño de Pink Floyd, que él es Pink Floyd, que yo soy irrelevante y que debería mantener la boca cerrada. Todos somos bienvenidos a nuestras opiniones pero, ¿por qué tenemos que sentarnos a ver a Polly Samson (la esposa de Gilmour) durante años, meses y días, y a los Von Trapp leyendo extractos de sus novelas para que nos durmamos por la noche?”.

pink-floyd-roger-waters

Foto: Getty

Ya para terminar, Roger Waters mencionó que nunca avisaron que su película Us and Them se transmitiría en streaming y mucho menos que su gira This Is Not A Drill se había pospuesto para el próximo año. Además le sugirió a David Gilmour que si quería hacer todas esas cosas con la página de Pink Floyd, debía cambiarle el nombre de la banda a Spinal Tap. 

No sabemos en qué acabará este pleito entre Roger Waters y David Gilmour pero de algo podemos estar seguros, se nos fue al menos para los próximos años la esperanza de ver a los miembros restantes de Pink Floyd tocando en un escenario de nuevo.