En enero de 2018, Ari Aster llegó a Sundance con Hereditary, su debut como director dentro de un género que es tan despiadado como sus historias: el terror. La película sorprendió a las audiencias, al menos esas que necesitan películas de terror que vayan más allá de un susto, es decir, aquellas cintas que incomodan, que te mantienen esperando lo peor y que, al final, te sorprenden. Esa es, quizá, la mejor forma de describir Hereditary y el gran trabajo de Aster como guionista y director.

De este modo, las expectativas en su siguiente filme, no eran menores. A un año del estreno de Hereditary en salas comerciales (por un buen rato considerando que se trata de una película independiente, de A24), Aster regresó con Midsommar, un drama de terror y un thriller psicológico que ha dado mucho de qué hablar desde que se estrenó oficialmente en julio de este año (y su estreno en México es este viernes 20 de septiembre).

Midsommar nos presenta a Dani, una joven que no ha podido superar del todo la tragedia que su familia vivió un año antes. Y del otro lado se encuentra Christian, su novio que se mantiene a su lado más por lástima que por amor. En un intento desesperado de mantener la relación y ayudarse a superar el pasado, Dani se suma a un viaje de Christian que tenía planeado con sus amigos. ¿El destino? Una villa al norte de Estocolmo, capital de Suecia, llamada Hårga. Aquí se celebran las fiestas de midsommar, es decir, la llegada del verano a través de bailes, cantos, trajes tradicionales y la conexión con la naturaleza.

Al principio, los miembros de la comunidad (al menos eso dicen que son) reciben a los invitados para que formen parte de una celebración que se da a plena luz del día (parece que nunca oscurece); sin embargo, de a poco, Dani se da cuenta que no es una fiesta, sino un ritual en el que se ven involucradas acciones como el incesto y los sacrificios humanos. Todo, sin escapatoria, se vuelve aterrador y perturbador.

En entrevista con el elenco principal de Midsommar, liderado por Florence Pugh como Dani y Jack Reynor como Christian, junto a Will Poulter y Vilhelm Blomgren, nos platicaron sobre lo difícil que fue filmar esta cinta debido a la intensidad de la historia y el desarrollo de sus personajes. Pugh platica que después de filmar algunas escenas, las más fuertes, se reunían para platicar sobre su estado emocional, esto con el objetivo de sobrellevar la carga…

Jack Reynor, por ejemplo, nos habló de lo sorprendente que resultó para ellos como actores, el poder llevar un guión tan complejo a una narrativa visual. “Si esta persona puede hacer esta película de la forma en que está escrita, y si puede usar la misma gramática cinematográfica que usa en sus cortos, entonces sería algo grandioso“, dijo Reynor.

Y lo es. Midsommar es un espectáculo visual que se aleja de todas las propuestas conocidas dentro del género, incluso de Hereditary. Todo ocurre a plena luz del día en un escenario que parece alejado de todo acto relacionado al horror del ser humano. Ari Aster fue el responsable del guión y la dirección, y eso forma parte del éxito de una película que si bien es larga (tal vez demasiado para lo intenso del filme), logra representar una fantasía de horror.

Por acá les dejamos esta entrevista con el elenco de Midsommar, la cual se estrena el 20 de septiembre: