Florence Welch es una de las artistas más respetadas de la actualidad. Su trabajo va más allá de la música, pues cubre varias expresiones artísticas como poesía, literatura y diseño. Sin embargo, es su música la que ha logrado darle un estatus especial en la escena musical, sobre todo por su originalidad, sutileza y sentido poético.

Es bien sabido que Florence toma como referencia algunos elementos de la naturaleza para escribir su música y poesía, y para el disco How Big, How Blue, How Beautiful de 2015 no fue la excepción. En junio de ese año, Florence + The Machine liberó este disco, el cual representa uno de los trabajos más sinceros y “naturales” de Florence en un sentido literal. La artista viajó a la península de Yucatán para utilizar sus escenarios en las grabaciones de algunas canciones; sin embargo, sirvió para algo más: como inspiración para todo el concepto del disco.

 

 

View this post on Instagram

 

So happy to be in Mexico again. We’ve come a long way from Sydenham woods @bomteard. @tabithadenholm xxx

A post shared by Florence Welch (@florence) on

Florence llegó a la Hacienda San Pedro Ochil en Yucatán, que se encuentra a más de 30 kilómetros de Mérida, la capital. Fue construida a mediados del siglo XVII y su encanto reside en que está en medio de la naturaleza. Uno de los atractivos de San Pedro Ochil es el Anfiteatro Ochil, el cual fue diseñado por James Turrell y se encuentra en medio de un cenote, lo que lo hace atractivo desde cualquier perspectiva. Este anfiteatro lo podemos ver en el video de la canción “How Big, How Blue, How Beautiful”, protagonizado por Florence Welch. Entonces, ¿cómo este lugar inspiró a la artista para crear todo un disco de estudio?

México siempre ha servido como un espacio de relajación para connacionales y extranjeros. Es uno de los países con mayor cantidad de escenarios naturales que va desde el clima extremo de un desierto, hasta las maravillas de una jungla en el sur del país. Por su ubicación, Yucatán es uno de los estados más favorecidos, razón por la cual Florence llegó aquí y tomó de inspiración el agua, específicamente la de los cenotes.

Anfiteatro Ochil en el video de Florence.

El anfiteatro Ochil está construido en medio de un cenote. Estos eran considerados por los mayas como su fuente principal de agua, la cual determinó la ubicación de la población. También tenían un significado sagrado, pues eran considerados como la conexión entre el mundo terrenal y el inframundo. Los mayas creían que los cenotes eran sagrados porque eran la entrada al otro mundo. Yo pienso en el agua como, en otras palabras, como un lugar donde el caos de las emociones reinan“, escribió Florence Welch. 

Florence hizo una comparación entre el agua de los cenotes y los banianos (o ceibas), aquellos árboles cuyas raíces sobresalen de la superficie para alimentarse… Y así llegamos a canciones como “Third Eye”, “Ship to Wreck”, “Queen of Peace” y la canción que le da nombre al disco.

De todo esto, Florence se inspiró para construir el concepto de How Big, How Blue, How Beautiful. “Interpretar en el escenario de Turrell, fue una experiencia emocional. Me ayudó a darme cuenta del viaje que tuve que realizar para llegar ahí, como si trajera a dos personas en mí misma y sólo en este espacio pudieran coexistir“, escribió Florence sobre el disco.

Florence + The Machine se presentará en el Palacio de los Deportes el 15 de junio. Si quieres tus boletos, ¡da click aquí!

¡Florence + The Machine regresa a México después de 7 años!