Corona Capital: El antes y el después de los festivales en México Festivales
Fotos: Facebook (Corona Capital)

Corona Capital: El antes y el después de los festivales en México

Corona Capital ha significado un antes y un después en la historia de los eventos en vivo en México. Aquí, recapitulamos su importancia.

La historia de los festivales en México ha tenido sus momentos altos y sus momentos bajos, pero de al menos una década para acá, esta industria se mira más brillante que nunca. Y ahí, Corona Capital tiene una injerencia importante como uno de los grandes eventos masivos de la música que tienen lugar en nuestro país.

Y hay que decirlo: son realmente pocos los eventos capaces de armar line-ups y experiencias tan fascinantes como lo ha hecho este festival a lo largo de cada edición. En ese sentido, el CC ha significado un antes y un después en la industria del entretenimiento en vivo.

Ver esta publicación en Instagram Si tuvieras la oportunidad de hacer el line up de tus sueños para hacer un festival épico, ¿a quién traerías? Esto fue lo que nos contestaron las bandas del Corona Capital 2019. Una publicación compartida por SopitasFM (@sopitasfm) el 19 de Nov de 2019 a las 2:26 PST

Foto: Sopitas.com

El antecedente más añejo de un festival

Quizá el antecedente más significativo de lo que era un festival masivo en México, de esos que buscaban emular la enormidad de Woodstock, Monterey Pop o el recién nacido Glastonbury en los 70, fue el renombrado Rock y Ruedas de Avándaro. La historia se sabe y trasciende: el rock nacional comenzaba a gestar su propia identidad y para consolidarse, necesitaba una gran tarima para ello.


Y aunque la mesa estaba servida para alcanzar el objetivo, el caos y el desenfreno acapararon los titulares de la prensa por encima de las 12 horas de música que se destinaron al evento. En este punto, seguro que muchos de ustedes, queridas lectoras y lectores, seguro ya se han encontrado con ese famoso encabezado que dicta “Mariguaniza, denigrante orgía… ¡mugre, pelos, sangre, muerte!” que hasta nuestros días sigue rondando de vez en cuando por redes sociales.

Incluso a quienes no nos tocó vivirlo como tal, conocemos un poco de la magnitud de lo que se vivió. Como dijimos, la historia trasciende… y a pesar de que los registros de aquella jornada comprendida entre el 11 y 12 de septiembre de 1971 no suelen ser precisamente favorables, algo bueno se rescata: México tenía potencial para albergar eventos masivos y merecía tener uno -o varios más- portentoso.

Corona Capital: El antes y el después de los festivales en México

Foto: Especial

También puedes leer: PA’ REFRESCAR LA MEMORIA: 7 ANÉCDOTAS CHIDAS QUE TODOS RECORDAMOS DEL CORONA CAPITAL

Los festivales importantes volvieron a organizarse en el país

Así como se esfumó Avándaro, bien se sabe que el rock en México y cualquier vestigio de música alternativa también lo hicieron por un largo rato. Los llamados ‘hoyos fonky’ se convirtieron en los venues para ver a los artistas undeground que ya no tenían cabida en la radio o en la televisión tras el ‘infernal y desenfrenado’ festival en Valle de Bravo.

Para mediados de los 80, cuando el rock poquito a poco salía de la marginación -aunque no del todo-, el famoso Rockotitlán se convirtió en un espacio viable para las bandas que comenzaban a despegar y a recuperar la identidad del rock nacional. Podríamos decir que este recinto, que cambió de sede en la capital mexicana algunas veces, ayudó bastante a que restablecer la escena.

¿Y los festivales masivos? Tardaron un buen rato en regresar…. tan solo imagínense la enorme brecha de Avándaro (1971) a la primera edición de Vive Latino (1998), el festival que reabrió la industria de los eventos musicales en vivo para bien. ¡Pero bendita década de los 90!

A finales de aquella década y con el tremendo impulso que la música recibió de parte de estaciones de radio como Radioactivo u Órbita (hoy Reactor) y de canales como MTV o Telehit, México tenía todo listo para convertirse en tierra fértil de grandes festivales y una parada obligatoria para artistas de talla internacional.

Imagen ilustrativa. Foto: Getty Images.

También puedes leer: ¿POR QUÉ EL CORONA CAPITAL 2021 ES LA OPORTUNIDAD PERFECTA PARA RECONOCER EL TALENTO EMERGENTE

La consolidación de los eventos masivos y la llegada de Corona Capital

Si bien los grandes artistas visitaban al país desde décadas pasadas, debemos decir que fue a partir de la década de los 2000 que las bandas y artistas mundiales comenzaron a poner a México en el mapa de las giras mundiales. De nuevo, VL hizo lo suyo al abrir el espacio festivalero para esos grupos de carácter internacional, pero la esencia del evento seguía siendo ‘iberoamericana’ y debía seguir así, fiel a su ADN.

Entonces surgió la duda: ¿Podría el país ser el terreno ideal para una fiesta del estilo de Glastonbury, un Coachella o un Lollapalooza? Había que intentarlo y ahí, entra la dupla Armando Calvillo-Guillermo Parra. Con la idea de hacer un festival del más alto perfil, ellos organizaron buenas iniciativas como el Motorockr Fest, que en sus ediciones de 2007 y 2008 trajo actos icónicos como Incubus, The Killers, Nine Inch Nails, Stone Temple Pilots, The Flaming Lips, Paramore y MGMT.

Luego de ese primer intento que no trascendió, también vino en 2008 el muy sonado Coca-Cola Zero Fest en la Curva 4 del Autódromo Hermanos Rodríguez, que volvió a integrar un cartel interesante con Smashing Pumpkins, The Mars Volta, My Chemical Romance y My Morning Jacket liderando el line-up. Tuvo lo suyo, pero nuevamente, el proyecto no terminó por cuajar….

Sin embargo, con el antecedente de lo que se había logrado y retomando la legendaria Curva 4 del Autódromo, Calvillo y compañía dieron pie a lo que hoy conocemos como el Corona Capital en un nuevo intento de traer a lo mejor de la escena musical internacional a nuestro país. ¿Lo lograron? Por supuesto.

Cartel de la primera edición de Corona Capital. Foto: Especial

Corona Capital: el antes y después para los festivales en México

Seguro, muchos todavía recuerdan con cariño la primera edición de Corona Capital, esa mera que se realizó en 2010 que lideraron Pixies e Interpol y que le abrió el camino a Foals y Two Door Cinema Club, entre otras bandas,  para acercarse a un público mexicano todavía mayor. Como se dice por ahí, “las primeras veces no se olvidan” y esta, sin duda fue una para el recuerdo.

A partir de entonces, los melómanos en la CDMX -y aquellos que se echan un viaje a la capital para el festival- esperan con ansias cada año la revelación del cartel, las fechas y la batalla para conseguir un abono de acceso. Este proceso se ha convertido en todo un ritual para una buena mayoría del público, dispuesto siempre a rifársela con tal de caerle al show. Extrañamente, disfrutamos todo ese camino lleno de planeación (incluso lo extrañamos con todo el tema de la pandemia y las cancelaciones de eventos).

Y bueno, otra cosa que no podemos negar es que tras la primera entrega del festival, algunos mantenían cierta expectativa de cara al futuro. ¿Podría resistir este nuevo evento la tarea de satisfacer al siempre exigente pero entusiasta público mexicano? No era cosa fácil desde ningún punto de vista y menos bajo la idea de traer a puro nombre pesado de la escena alternativa y el rock internacional… pero tampoco es algo que resultara imposible.

Corona Capital

Foto: Corona Capital (Facebook)

De hecho, tener ya una decena de ediciones parece mérito suficiente para asegurar que el objetivo está cumplido. Pero en este road trip de más de 10 años de Corona Capital, también hay cosas que destacar más allá del festival. Ahora, es más común ver a las bandas internacionales aprovechar su paso por CC para hacer alguna presentación individual.

También ahora, más artistas, como dijimos, ponen a México en el mapa como una escala a realizar sí o sí. En ese sentido, hay que destacar el valor de CC como un evento de primer nivel ya que muchas bandas, a sabiendas de su poder de convocatoria, bien podrían realizar un show aislado, pero en muchas ocasiones deciden entrarle a la tarima de la Curva 4 (The Killers, The Strokes, Green Day, Foo Fighters, por mencionar algunos).

¿Quieren más referencias? Bueno, ahí nada más para que vean a repercusión a nivel internacional que ha tenido Corona Capital, la prestigiosa revista Pollstar especializada en la industria de la música y eventos en vivo, nominó en junio pasado al festival -junto al EDC México- como contendiente al premio para el Mejor Festival Musical de la década.

Ahí, compitieron con los grandes como Coachella, Lollapalooza, Glastonbury, Outside Lands… alcanzar ese estatus a lado de esos eventos, no es cualquier cosa. Pero ahí están. Hoy por hoy, Corona Capital se ha convertido en la referencia para los festivales en México y la industria, nacional e internacional, voltean a verle como un evento de prestigio.

Así es como el Corona Capital 2021 busca reactivar la industria del entretenimiento en vivo

Comenta con tu cuenta de Facebook

Top Relacionadas
:)