El 15 de octubre de 1999 se estrenó Fight Club, la cuarta película de David Fincher apostándole a la novela de Chuck Palahniuk. La crítica fue dura con la película y el trabajo del director; sin embargo, la historia ha superado la prueba del tiempo convirtiéndose en un filme de culto gracias, en parte, a la música, específicamente la canción del cierre: “Where Is My Mind” de Pixies.

La rola se grabó en el 87 y salió al mercado como el séptimo track del disco debut de Pixies titulado Surfer Rosa (ACÁ cómo inspiró a Nirvana). La inspiración detrás de la canción es extraña, pero lo que vino tras la salida de la película más de 10 años después, es lo que hace de la rola y todo el contexto, algo interesante. Pero vamos por partes.

Portada del 'Surfer Rosa' de Pixies
Portada del ‘Surfer Rosa’ de Pixies / Foto: Amazon

También puedes leer: AQUÍ 5 CONCIERTOS DE PIXIES PARA RECORDAR LO GENIALES QUE SON EN VIVO

“Where Is My Mind” y la persecución de un… ¿pez?

Black Francis, líder de Pixies, dijo en una entrevista en la década de los 90 que la idea de “Where Is My Mind” le vino a la mente mientras estaba haciendo snorkeling en el Caribe. Un pequeño pez se le acercó y comenzó a “perseguirlo”. Tras este incidente, el músico empezó a reflexionar que no tenía ni idea de cómo se comportan los peces… y la canción nació de esa forma. ¿Tiene sentido? No. ¿Importa? Tampoco.

La cosa es que la canción como tal no llegó a la primera. Francis estuvo tocando la rola con su guitarra un buen rato hasta que su esposa le dijo Ya términala. Es buena“. El hecho de que su novia (en ese momento) le dijera algo de su canción, lo hizo creer que lo que tenía era suficiente. Esa es la nada fascinante historia detrás de “Where Is My Mind”.

¿Cómo llegó a ‘Fight Club’?

Al momento de su salida, la canción tuvo un éxito moderado. Pero las cosas cambiaron en 1999 cuando se estrenó Fight Club. En la icónica escena final, cuando el narrador intenta explicarle a Marla lo que ha sucuedido, comienzan a explotar unas bombas por toda la ciudad. En ese preciso momento, la canción de los Pixies comienza a sonar.

David Fincher decidió meter la canción en el momento perfecto. Y así, el final de la cinta se convirtió en uno de los momentos fílmicos más reconocibles e icónicos no sólo de la década de los 90, sino en la historia del cine. Fue tanto el impacto de la canción en conjunto con la cinta, que la rola se convirtió en el éxito más conocido de Pixies.

Edward Norton como "El Narrador" en 'Fight Club'
Edward Norton como “El Narrador” en ‘Fight Club’ / Foto: 20th Century Fox

Francis ha dicho en varias ocasiones que a partir de ahí, le llegaron un montón de permisos para usar la canción en series o películas. “Cada ocho o nueve días me llega uno, dijo bromeando. Francis fue a ver la película cuando le contaron que la canción de Pixies sonaba genial. Y el cantante se metió tanto en la trama, que se le había olvidado la razón por la que fue a ver la película.

Ahora bien. Fincher nunca ha hablado de la razón por la cuál eligió esta canción, pero parece que fue más una decisión aleatoria que una selección pensada en términos narrativos. Lo que sí se sabe es que el cineasta y los protagonostas buscaron a otra banda conocida para que trabajara en la música de la película.

Brad Pitt en 'Fight Club'
Brad Pitt en ‘Fight Club’ / Foto: 20th Century Fox

También puedes leer: 11 VECES EN LAS QUE STARBUCKS APARECIÓ EN ‘THE FIGHT CLUB’ (Y NUNCA LO NOTASTE)

Radiohead dijo que no

En 1997, Radiohead liberó su tercer disco de estudio con el título de OK Computer. Este material discográfico traía canciones como “Paranoid Android”, “Karma Police”, “No Surprises” o “Lucky”, entre mcuhas otras. Y el éxito fue tan grande, que gracias a este disco es que se consideró a Radiohead para escribir la música de Fight Club

La idea fue tan grande, que el mismo Edward Norton y Brad Pitt, los dos protagonistas, le escribieron directamente a Thom Yorke para que le entrara al quite con la música. “De verdad creemos que debes hacerlo“. Pero la respuesta del vocalista de Radiohead fue un no definitivo.

Radiohead en el verano de 1997
Radiohead en el verano de 1997 / Foto: Getty Images

¿La razón? No se encontraba en un buen momento en cuanto a su salud mental. El cantante ha dicho que se arrepiente de no haberlo hecho, pero reconoce que aunque hubiera dado el sí, no lo habría logrado. El score terminó en manos de The Dust Brothers, productores que han trabajado con artistas de la talla de Beck y los Beastie Boys.

Para ser honestos, las cosas salieron a la perfección con la música que quedó en Fight Club. Así que, quizá, en términos tanto personales como fílmicos, fue la mejor decisión. Es un típico caso de que las cosas llegan a su tiempo. Thom Yorke se decidió a trabajar en el score de una película hasta 2019 con el remake de Suspiria en manos de Dario Argento.

En 2017 entré a Sopitas.com donde soy Coordinadora de SopitasFM. Escribo de música y me toca ir a conciertos y festivales. Pero lo que más me gusta es hablar y recomendar series y películas de todos...

Comentarios

Comenta con tu cuenta de Facebook